sábado, 21 de febrero de 2015

La radiación de fondo y la comunicación política

Según los científicos, la radiación de fondo es la prueba del Big Bang, esa explosión que dio origen al universo y provocó que hoy soportemos en televisión a Belén Esteban. La radiación de fondo siempre está ahí, de forma constante. Es como el ruido de la radio que recibimos cuando buscamos una frecuencia en la que no se escuche Radio María (cada día es más complicado). Ese ruido monótono y omnipresente es algo parecido a la expresión oral de los portavoces de la inmensa mayoría de formaciones políticas de nuestro país. La retórica es básica, y se fundamenta en la ortodoxia que marca la dirección nacional. Es precisamente ahí, en esos envíos que cada mañana llegan a todos los portavoces, los argumentarios, donde se encuentra la ráiz de este problema y el origen del ruido de fondo que los ciudadanos ignoran como si fuese el sonido de la lluvia tras tres días de precipitaciones. 




El argumentario se recibe en el correo electrónico - seguro que alguno sigue llegando por fax - con puntualidad, a primera hora de la mañana, y marca las respuestas diseñadas por los expertos para los temas más espinosos, así como las frases con las que atacar al adversario. Estas viejas tablas de la ley de la comunicación política son aplicadas durante el día por los portavoces políticos sin desviarse una micra de lo escrito. Por tanto, cuando la jornada avanza y lo que se lee y escucha a través de los diferentes canales de comunicación es una repetición sistemática de mensajes precocinados, el ciudadano se desconecta. En mi opinión, estamos en una fase en la que esa desconexión ya es continua. Me explico. Algunos partidos políticos corren el riesgo de que, cuando tengan algo verdaderamente importante que decir, su audiencia ya no esté prestando ninguna atención. Mirarán a la televisión, y solo escucharán el ruido de fondo. El nuevo idioma fomentado durante años por la ortodoxia y el miedo a correr algún riesgo.

 - La formación de los portavoces en la interpretación de los argumentarios para adaptarlos a su estilo particular.

- Introducción de derivadas de cosecha propia partiendo del mensaje original.

- Realización de ingentes esfuerzos para no parecer esas máquinas de tabaco que agradecían la compra de la cajetilla con un tono impersonal.

Estas son solo algunas soluciones, porque el control del mensaje no puede provocar su extinción en el ruido de fondo. Grandes ideas se han perdido y lo siguen haciendo por ser transmitidas como si de un código morse se tratase. Y no ocurre solamente en lo que se emite a través de los medios de comunicación tradicionales. En las redes sociales, donde el corta y pega es la lacra del momento, el ruido, spam político, se hace más patente cuando el timeline se llena de frases repetidas hasta el punto y la coma por diferentes usuarios. A esos voluntarios que ofrecen su canal para colaborar con el partido político también debe dárseles un margen de maniobra suficiente para que expliquen con sus propias palabras el mensaje original, añadiendo veracidad y elevándolo por encima del ruido. 

Igual que en los toros, son muchos los que dan pases ortodoxos y buenos sobre la teoría purista que no despiertan ninguna reacción en los tendidos. Solo cuando se encuentra un estilo propio y se pone corazón en la faena es cuando el respetable se levanta del asiento y se provocan emociones. Cuidado. No sirve solamente pegarse un arrimón a la cornamenta. Eso durará un tiempo, pero al final el truco será descubierto. Apliquese de la misma forma a la comunicación política. 

Resumiendo, el argumentario tal y como lo conocemos está acabando con la capacidad de los portavoces para cumplir con la misión que se les encomienda. Dará igual el color de la corbata o si se usa un teleprompter para leer el discurso. Si no se logra un espacio propio y diferente, marcado por el contenido y la forma en la que se emite, las palabras pasarán a formar parte del ruido de fondo... y la irrelevancia.


Publicar un comentario en la entrada

Search

Recibe los nuevos capítulos de "Noches de poder" en tu correo electrónico

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Entrada destacada

Noches de Poder. Capítulo 1. Viernes, 11:00h

Llegó al hotel junto al resto de sus compañeros de la delegación. La mayoría eran viejos conocidos, con los que había mantenido batal...

Con la tecnología de Blogger.

Google+ Followers